Prometo no hablarte más del huerto en unos cuantos días, pero esto te lo tenía que contar.

Cuando llego del trabajo, lo primero que hago es ir a echarle un vistazo. Cargada, con hambre, da igual; lo primero es ir a ver el huerto.

Está instalado en un pequeño patio. 

Cuando giro la esquina, contengo la respiración y cruzo los dedos para que la única sorpresa que me encuentre sea que las judías hayan crecido más de la cuenta. 

Ayer no debí cruzarlos lo suficiente.

Algunas de las cuerdas que había puesto para separar los cultivos se habían movido. La tierra estaba revuelta y había una huella sospechosa. Mierda. Nunca mejor dicho. ¡Con lo contenta que estaba yo con mi huerto!

A veces las cosas no salen como te lo esperas. A pesar de haberles puesto todo el cariño y el esfuerzo del que eres capaz, entra un gato y la lía. Por suerte o por desgracia, no todo está bajo nuestro control 😉

Por si a ti también se te ha cruzado un gato -negro- estos días y necesitas ponerte de buen humor, te invito a escuchar esta canción.

La interpreta Núria Duran. Forma parte de Cabal Musical, un proyecto del Taller de Músics que promueve la inclusión social ayudando a jóvenes artistas a desplegar todo su potencial.

Núria tiene mucho duende, y la canción de El Kanka, es preciosa.

Espero que te guste y que la disfrutes.

Que tengas un fantástico día.